miércoles, 27 de agosto de 2008

Momentos de sinceridad


Y esta mañana me he decidido dar una tregua en el lavabo,
He escondido detrás del vasito de los cepillos de dientes
Todas esas cosas que en días como éstos hacen que me desplome,
Ese montón de detalles que sólo cobran vida los días de lluvia,
Porque los días de lluvia se puede sentir de todo [y no es broma].

Recuerdo que cuando era pequeña y aunque lo intenté con todas mis fuerzas
Nunca llegué a ser zurda y mira que lo quería.
...pero a veces algunas tardes de lluvia conseguía escribir varias palabras sin faltas de ortografía en cualquier tronco de madera de cualquier parque sin necesidad de saber con certeza en que continente me encontraba o con que mano las escribía.

La izquierda siempre estuvo y ha estado más cerca del corazón.

Y así me fui enfrentando a una suma de días que aunque no sabría con seguridad con que mano escribir, harían historia, y es que podría escribir enciclopedias cada vez que suspiras y a mi se me ocurren ochocientascincuentaytres razones (ni una más ni una menos) de porque me pasaría la vida a tu lado [entre batallas campales de palomitas].

No pienso darte ni una sola tregua en el sillón, porque llevaba 22 años esperando sentir algo como esto.


4 comentarios:

Ánima-en-Fuga dijo...

Lo más importante no es con qué mano se escriban. Lo más importante es lo que sientes al cerrar los ojos.
Ese pequeño vacío que te indica que, contra todo pronóstico, aún puedes llenar más los pulmones. Ese vacío que ya no es tal, sino que se ha convertido en el rincón favorito donde tu sonrisa juega al escondite... y él siempre la encuentra, no importa lo alto que la escondas.
Eso es lo más importante.
Porque las sonrisas son líquidos brillantes, con polvitos de hada disueltos, que llegan hasta cualquier hueco... y lo transforman en una alegría.
No dejes nunca de sonreir ^^

Muá!

Sashka dijo...

bueno es no perderte... y
seguir la pista de tus versos

un besito!

Pepet dijo...

supongo que por eso soy diestro cerrado y por eso a la zurda tambien se le llama la siniestra, por estar cerca del corazon

cada sentimiento nuevo se nos antoja mejor que el anterior, siempre y cuando no vivamos atados al pasado y ahora me doy cuenta que deje cuentas pendiente que me gustaria zanjar

pero el pasado nunca vuelve. por suerte tu magia nunca se desvanece y puedo disfrutar leyendote

un abrazo princesa

Nenhari dijo...

No estoy muy segura de que el pasado nunca vuelve.....me encanta tu forma de expresarte.
Besicos